El Saldo Insoluto es la cantidad de la deuda que aún no has pagado de tu crédito, o podría decirse también, el monto que va quedando por cubrir a medida que vas pagando tus cuotas.


Por ejemplo, si tienes un crédito de $5.800.000 y ya pagaste $1.500.000 de capital, tu saldo insoluto es de $4.300.000.


Ojo, recuerda que cada cuota que pagas tiene una carga de capital (aporte a la deuda original que va rebajando el saldo) y de interés (el cobro que realiza la entidad financiera por prestarte el dinero).


Entonces, ¿si abono el saldo insoluto en cualquier momento, pago completamente mi deuda?


No. Para pagar tu deuda completa, debes abonar el Saldo Prepago. Te lo explicamos aquí.